Cómo enseñar modales a los niños y niñas

A menudo nuestros niños y niñas se saltan los buenos modales y aunque insistamos en recordárselos, parece que nuestros esfuerzos no tienen resultados. Enseñar modales a los niños es mucho más que recordárselos en un momento concreto, se trata de educarles en el respeto y en un modo social de comportarse. Leamos.

En primer lugar sirve de modelo para ellos, recuerda que tu ejemplo es muy importante. Los niños y las niñas imitan lo que ven en sus personas cercanas, en especial los comportamientos sociales y el tipo de interacción. Si actúas con buenos modales: pidiendo permiso, por favor, gracias, etc… ellos harán lo mismo de manera inconsciente.

Inculca los buenos modales a los niños y niñas desde un primer momento. Aunque creas que son pequeños a los dos años ya pueden aprenden algunas normas básicas de los buenos modales.

Empieza por lo sencillo: por favor, gracias. Ayúdale a crear el hábito de estos buenos modales. Puedes hacerlo como un juego.

Ponle metas razonables, sobre todo al principio. Aunque debemos empezar con los buenos modales desde el principio, es importante considerar la edad del niño o la niña, y no exigirle de más ya que podemos lograr lo contrario en un futuro. Por ejemplo a un pequeño de dos años no le podemos exigir que se mantenga sentado en la mesa durante una hora, pero podemos pedirle que lo haga 5 o 10 minutos.

Al principio guía sus modales con instrucciones en lugar de recordárselo después. Por ejemplo, cuando se sientan a la mesa puedes recordarle que se come con la boca cerrada, que si quiere algo se pide por favor y que después se dan las gracias, que no se tiene que levantar de la mesa, etc. Así inducimos a la conducta deseada en lugar de reprochar la no deseada.

Explícale con palabras que pueda entender, porque son importantes los buenos modales. Si ellos lo entienden se comprometerán con los modales.

Animales a tener buenos modales con sus amiguitos.

Enséñale a saludar con buenos modales, cuando vayas con el niño o niña por la calle, al entrar en una tienda, al encontrarte con alguien o despedirte, etc.

Poco a poco a medida que el niño o la niña crece podemos incluir nuevos conceptos y nuevos modales.

Fuentes: Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga y Pedagoga; http://www.educapeques.com/